Cuando hablamos de comer bien nos referimos a que tu bebé coma de todo lo que debe, según te vaya indicando el pediatra en cada etapa de su crecimiento.

 A veces decimos que nuestro hijo no come nada y, sin embargo, nos estamos olvidando de todo lo que le vamos ofreciendo o nos ha ido pidiendo durante el día. Lo que sucede en estos casos es que el bebé no tiene hambre ya que se ha dedicado a comer solo lo que más le gusta y declina a aquello que menos le agrada, ya sea por su sabor o porque tiene que hacer un esfuerzo extra en masticarlo.

 

Así que para que esto no suceda, aquí van 4 consejos que puedes poner en práctica para que tu bebé coma bien:

 

1. Aunque tu bebé ya haya comido, siéntalo con vosotros en la mesa cuando vayáis a comer. Que vea a sus papás disfrutar de la comida mientras charlan alegremente, hará que tu bebé sienta que la hora de la comida es divertida.

2. Deja que tu bebé toque la comida con las manos, que la huela y hasta que juegue con ella. En un primera etapa, esto es esencial para que el bebé sienta curiosidad por los alimentos.

3. Ofrece a tu bebé alimentos variados en cuanto a sabor, textura, color y tamaño. Una vez más, la experimentación y la curiosidad juegan un papel fundamental para que tu bebé disfrute del momento de comer.

4. Que el bebé no perciba la hora de comer como un momento aburrido y como una obligación, es importante para que llegue con ganas a la mesa. Si tu hijo percibe que este momento de la comida es una total obligación seguramente no le guste y será más difícil que coma bien.

Conseguir que el bebé coma bien