En verano podemos adaptar la alimentación del bebé aportando alimentos de temporada y siendo igual de sana y equilibrada que el resto del año.

 

Debido a que los bebé (no exlusivamente lactantes) y niños ingieren más líquidos durante el día lo más probable es que tengan menos hambre de lo que en ellos es habitual. La alimentación del bebé en verano debe adaptarse a este hecho, además de que hay que tener en cuenta que en verano se quema menos calorías que en invierno, debido a la auto regulación que hace nuestro organismo para mantener la temperatura corporal.

 

alimentacion bebe

 

Además de agua, podemos incluir en la alimentación del bebé zumos, especialmente si son naturales, y batidos. Ambas opciones aportan a los niños un buen número de vitaminas y minerales, y son perfectos para combatir el calor.

 

La alimentación del bebé en verano también puede incluir verduras de temporadas y frutas. Precisamente en verano hay muchas más frutas (melón, sandía, albaricoques, ciruelas,…) que en otras épocas del año, y podemos aprovechar para introducir alguna nueva en la dieta de los más pequeños.  

 

Alimentación del bebé en verano: frutas

 

Conservar los alimentos del bebé

 

Es conveniente conservar los alimentos que vaya a ingerir el bebé en utensilios de comida herméticos e isotérmicos que mantengan una temperatura adecuada. En verano, los alimentos se estropean con mayor facilidad y mucho más rápido debido a las altas temperaturas.

 

Utensilios comida y alimentacion bebe

 

En estos casos, los tuppers, las fiambreras o las bolsas y mochilas isotérmicas serán nuestra aliado para mantener en buen estado los alimentos del bebé.

 

fiambrera bebé