El cansancio durante el embarazo es algo habitual y especialmente acusado durante las primeras semanas, momento en la que el cuerpo demanda mucho más gastos energético para adaptarse a la nueva situación.

Durante el embarazo el cuerpo de la mujer sufre ciertos cambios que hacen que se sienta más cansada de lo que podría ser normal. Entre los cambios que se producen durante el embarazo están los de índole hormonal, el incremento del número de pulsaciones junto con el aumento del torrente sanguíneo, la retención de líquidos y el hinchazón, sobre todo, en los pies y tobillos, entre otros factores asociados al embarazo.

Este cansancio y agotamiento en las primeras semanas tiende a desaparecer al final del primer trimestre, para volver a iniciarse ya avanzado el tercer trimestre. Y es que en el último trimestre del embarazo, el peso ganado durante el mismo sumado a la falta de descanso por el incremento de la barriga y la incomodidad para dormir hacen que el cansancio y el agotamiento vuelvan a aparecer.

Por eso descansar durante el día así como hacer la siesta se convierte en una necesidad para una embarazada para lograr llegar al final del día de la mejor manera. Porque, aunque el día a día nos exija estar en continua actividad, es importante hacer caso nuestro cuerpo y descansar todo lo que necesitemos hacerlo.

 El cansancio durante el embarazo