Cuando son bebés, la natación o matronatación no tiene como objetivo enseñar al bebé a nadar. Eso vendrá más adelante. El objetivo principal de la natación para bebés es que estos se acostumbren al agua y disfruten con ella.

A partir de los 6 meses (en algunos centros con solo 4 meses) puedes llevar a tu bebé a clases de natación o matronatación. En muchos polideportivos y clubs de natación suelen impartir estas clases, 1 o 2 veces por semana y, por lo general, con una duración de 30 a 45 minutos por sesión.

Como te decíamos al principio, cuando son bebés las clases de natación no son propiamente para aprender a nadar, sino que lo que se busca es que el bebé se acostumbre al agua, juegue con ella y disfrute. Mediante ejercicios muy sencillos que se realizan junto a uno de los papás (o de los dos, en algunos centros) el bebé aprenderá a flotar con la ayuda de algunos elementos que el monitor, especializado en natación para bebés, les proporcionará.

Beneficios de la natacion para el bebe

Beneficios de la natación para tu bebé

Las sesiones de natación junto a tu bebé tienen muchos beneficios asociados que seguramente te decidirán a probar una de las clases. Entre esos beneficios podemos destacar los siguientes:

- El contacto con el agua y los ejercicios que se hacen en las clases de natación ayudan al bebé en su desarrollo psicomotriz.

- Las clases se realizan necesariamente con los papás y ayudan a crear un vínculo entre ellos y sus bebés.

- Además, de divertirse y pasar un rato agradable, las sesiones de matronatación refuerzan la autoestima y seguridad del bebé.

- El contacto con el agua y los ejercicios suaves que el bebé hace durante una clase de natación lo relajan y lo ayudan a estar tranquilo y calmado.

 

En la tienda online de MiBabyClub encontrarás el bañador pañal que necesita tu bebé si decides llevarlo a una clase de natación.