Con 1 año la interactuación de un bebé con todo lo que le rodea es mucho mayor que hace unos pocos meses y esta nueva situación se puede aprovechar para estimular al niño y que descubra y desarrolle nuevas habilidades.

 

 

A nivel del lenguaje podemos estimular a un niño de 1 año de diversas maneras sobre todo a  través del refuerzo de las palabras que pronunciamos con la gesticulación. Con 1 año los niños ya comprenden muchas palabras y reforzarlas con gestos es una buena forma para los niños de fijarlas y acabar de darles el significado que tienen.

 

 

También se puede estimular a un niño de 1 año para que camine y se mueva ya sea a través del gateo al principio y posteriormente dado sus primeros pasitos. En este sentido, puedes estimular a un niño de 1 año animándole a desplazarse para conseguir llegar hasta algún objeto que le atraiga o hasta ti.

 

 

La música y los sonidos son otra forma de estimular a un niño de 1 año. También a través del tacto los niños pueden descubrir nuevas texturas hasta entonces desconocidas para él.

 

Estimular a un niño de 1 año