Los inicios de la lactancia materna suelen ser un tanto complicados. Incluso para mamás que ya tienen experiencia previa, ya que cada bebés es distinto y, por tanto, cada lactancia también lo es.

La lactancia suele iniciarse con bastantes miedos e interrogantes que, por cierto nadie te explica antes, ni siquiera en las clases de preparación al parto.

La lactancia materna se suele iniciar en muchos casos nada más coges por primera vez a tu bebé en la sala de partos. En esos momentos y durante los primeros dos o tres días (a veces alguno más) el bebé se alimentará del calostro, con una gran cantidad de nutrientes para el recién nacido.

El calostro que produce el cuerpo de la madre es suficiente para que el bebé esté nutrido hasta que se produce la subida de la leche, días después. 

Al inicio de la lactancia es habitual que el bebé no se agarre bien, que salgan grietas en los pezones, sufrir dolor al amantar o incluso una temida mastitis. Siempre que te surjan dudas en cuanto a tu lactancia consulta al pediatra o a alguna asesora de lactancia, que es experta en el tema y te aconsejará cómo hacerlo de la mejor manera. Amamantar tiene que ser agradable tanto para el bebé como para su mamá, y no tiene que doler en absoluto, ni ser molesto. Por eso lo mejor es ponerse en manos de una persona experta que te ayude en los primeros meses, si así lo necesitas.

 Se recomienda a las madres (siempre que se pueda y no haya alguna contraindicación médica) amamantar a sus bebés de forma exclusiva durante los seis primeros meses de vida, y prolongar la lactancia materna no exclusiva hasta que el bebé tenga 24 meses, según indica la OMS.

 

¿Qué significa ‘lactancia en exclusiva’?

 

La lactancia en exclusiva de la que habla la OMS y los expertos en lactancia se basa en alimentar al bebé únicamente con leche materna.

Se entiende que con la leche materna, el bebé recibe todos los nutrientes que necesita para su correcto crecimiento y desarrollo, por lo que no es necesario alimentar al bebé con otro alimento.

Lactancia en exclusiva se recomienda hasta los 6 meses de edad implica no ofrecer al bebé leche de fórmula, ni agua ni zumos, ni cualquier otro alimento. A partir de los 6 meses, los bebés empiezan a ingerir además de leche otros alimentos. Es lo que se llama alimentación complementaria, de la que hablaremos en otro post.

 como iniciar la lactancia materna