La alimentación complementaria en los bebés se empieza a introducir normalmente entre los 4 y los 6 meses de edad. Siempre los alimentos nuevos se introducen de manera gradual para evitar posibles reacciones alérgicas.

Los primeros alimentos que se suelen incluir en la dieta de tu bebé son los cereales sin gluten mezclados con la leche. Es importante que los primeros cereales que tome el bebé sean sin gluten, para posteriormente introducir otros que si incluyan el gluten, y así detectar una posible alergia.

Hay pediatras que a partir de los 4 meses aconsejan empezar a dar al bebé algún zumo recién hecho, para algunas semanas después seguir con los primeros purés de fruta. Para estas primeras papillas puedes utilizar manzana, naranja, plátano y pera. Normalmente las papillas se preparan con tres de estas frutas, mezcladas con alguna galleta, con leche o con yogur.

Si el bebé tolera bien estos primeros alimentos, lo siguiente es empezar a alimentar al bebé con papillas de verduras. Las más indicadas para iniciar este proceso son las judías verdes, las zanahorias, el puerro y las patatas. Otras verduras como las acelgas o las espinacas no se recomiendan dar hasta los 9 meses, y la coliflor y las alcachofas hasta los 12 meses.

Junto con el puré de verduras, y una vez ya sean asimiladas por el bebé, se introduce la carne y el pescado. Las primeras carnes que se pueden dar al bebé son la de pollo y la de pavo (ambas sin piel) en pequeñas cantidades, entre 20 y 30 grs para empezar.

El pescado blanco (merluza, rape, lenguado o lubina) se incluye en la dieta del bebé a continuación, mientras que con el pescado azul es mejor esperar hasta los 12 meses de edad.

 Tanto la carne como el pescado se pueden cocinar al vapor, a la plancha o al horno y posteriormente triturarlo junto a la verdura, evitando la sal y con muy poquita aceite.

 Sobre los 10 meses, se incorpora a la dieta del bebé el huevo, primero la clara y luego la yema, en porciones muy pequeñas viendo que sea bien tolerado.

Ya a partir de los 12 meses, el bebé también puede tomar en puré las legumbres empezando por las lentejas, para incluir posteriormente las judías blancas o los garbanzos.

Por último, la leche de vaca no se recomida hasta los 12 meses o incluso más, y en cuanto a los frutos rojos, se suele aconsejar esperar hasta que el bebé tiene 24 meses porque pueden dar reacciones alérgicas si se adelanta su incorporación en la dieta. 

 

En la tienda online de MiBabyClub encontrarás una amplia selección de vajillas y otros utensilios necesario para alimemtar a tu bebé. 

Cómo introducir nuevos alimentos a tu bebé