Los libros, el estuche, el bocata para el recreo,… y algunas cosas más son las que llevan nuestros hijos en sus mochilas para el cole a diario. Lo aconsejable, como norma general, el peso de la mochila no debe superar el 10% del peso del niño. Es decir, si el niño tiene un peso corporal de 30 kilos, la mochila escolar no debería superar los 3 kilos de peso. Además es importante repartir todo el material entre los diversos compartimentos de la mochila del cole.

 

 

Es recomendable que las asas de la mochila para el cole sean acolchadas y ajustables a la altura del niño.

 

 

Para llevar la mochila del cole sin riesgo de lesiones en la espalda, las dos asas de la mochila deben de quedar ajustadas de tal modo que la mochila quede pegada a la espalda. Asimismo llevar la mochila con las asas más largas de la cuenta provoca que el niño curve la espalda más de lo preciso.

 

 

No se debe colgar la mochila del cole únicamente de un hombro porque de esta manera el peso solo recae en un hombro, lo que puede provocar asímetría en la espalda.

 

 

Por todo ello debemos ayudar al niño a incluir en la mochila solo aquello que precise para la jornada escolar del día y excluir aquel material escolar que no vaya a necesitar. De esta manera conseguimos aligerar el peso que lleven en la mochila.

 

Como llevar la mochila para el cole