Cuando sales con un bebé de casa, ya sea para dar un simple paseo como para ir de excursión, como te proponemos en este post, tienes que tener necesariamente un mínimo de planificación.

Pensar a dónde vas a ir es el primer punto a decidir cuando planificas una excursión. Para decidir dónde quieres llevar a tu bebé a la que será una de sus primeras excusiones, si no la primera, ten presente la cercanía del lugar, si es fácilmente accesible y el mejor medio de transporte para llegar allí.

Cuando se viaja con un bebé lo más cómodo suele ser viajar en tu propio coche, sobre todo por todas las cosas que hay que llevar o para poder parar siempre que lo necesites.

Muy importante es tener en cuenta la edad del bebé. No es lo mismo organizar una excursión con un bebé de apenas unos meses que con uno de más edad que tenga ya cierta autonomía.

Si vas a ir de excursión con un bebé de pocos meses necesitarás si o si un portabebés. Igualmente, aunque el bebé sea algo mayor y ya camine solo es seguro que querrá en ciertos momentos ir caminando, pero otros ratos se cansará y te pedirá que lo lleves en la mochila.

Seguro que no se te olvida llevar algo de comer y beber para la excursión con tu bebé. Para beber, si el bebé no es lactante en excluida, lo más saludable y saciable es el agua. Y para comer, la carne empanada, la tradicional tortilla de patatas, junto con plátanos o manzanas, son algunas ideas que puedes llevar de excursión y que están bien ricas.

Además, una vez tengas claro el lugar y el día de la excursión con tu bebé hay que mirar siempre la previsión meteorológica para saber si hará buen tiempo, la temperatura que hará, si lloverá,… Así elegirás la ropa y el calzado de tu bebé y el tuyo propio más adecuado.

 Cómo organizar una excursión con tu bebé