Para calmar a un bebé que llora mucho lo primero que debes saber es que la actitud del adulto debe ser tranquila y serena. Si el bebé percibe tu nerviosismo no conseguirá calmarse y aún llorará más.

Al no hablar, la forma que tiene el bebé de expresar frío, calor, hambre,… es a través del llanto. Además, los bebés lloran cuando necesitan que los tengas en brazos o cuando necesitan desahogarse.

El bebé necesita que lo calmes, no es bueno dejarlo llorar. Ten en cuenta que los bebés no lloran porque sí, sino que siempre hay un motivo. Para calmar a un bebé que llora lo mejor es cogerlo en brazos, acunarlo y hablarle con tranquilidad y cariño.

Cómo calmar a un bebé que llora mucho

Trucos para calmar el llanto de un bebé

El primer truco para calmar a un bebé que llora consiste en susurrarle al odio mientras lo tienes en brazos. Los bebés adoran sentirnos cerca. Así conseguirás que se relaje y pare de llorar.

Además, para calmar el llanto del bebé prueba a acariciarlo mientras le hablas o le cantas. Los bebés necesitan notar el afecto de sus papás para tranquilizarse.

Si se trata de un bebé lactante, darle el pecho es una muy buena opción para que el bebé se calme rápidamente. Utilizar el chupete puede ser otra alternativa, aunque es menos efectiva.

Si tienes al bebé en brazos y aun así no consigues que se calme, puedes intentar dar pequeños paseos en el lugar donde te encuentres. A los bebés les gustan tus brazos pero también el balanceo que hacemos al andar. 

Los baños relajantes son muy efectivos para calmar a un bebé que llora. Así que si estás en casa puedes preparar la bañera de tu bebé con el agua a una temperatura adecuada para darle un buen baño seguido de un masaje relajante. A los bebés les encanta el agua y les relaja al mismo tiempo, y un masaje con un crema adecuada para su piel le dejará tranquilo. 

Qué no hay que hacer si el bebé llora

Lo que no hay que hacer cuando un bebé llora es dejarlo que siga llorando. Los bebés necesitan sentir el afecto y el apego de sus papás y por cogerlo en brazos, acariciarlo y hablarle para que se relaje no lo estamos malcriando. Piensa que si tu bebé llora es por algo y requiere tu atención.

Además, si el bebé está llorando no hay que reñirle ni mostrar enfado porque probablemente eso le hará llorar aún más y tardarás más tiempo en consolarle.