Mientras hay quien opina que es mejor no hacerlo porque el pelo actúa como protector de la cabecita del bebé y es mejor esperar hasta que el bebé cumple un año, los hay que consideran que esta es una decisión exclusivamente de los padres.

 

 

Hay bebés que nacen con un montón de pelo y otros con menos. En ambos casos el pelo se va cayendo durante las primeras semanas de vida, para luego volver salir, por lo que en el caso de que nazca con mucho pelo tampoco es necesario precipitarse, se puede esperar un tiempo.

 

 

Si te decides a contarle el pelo con la idea de igualárselo  y poner a tu bebé guapísimo, te aconsejamos una dosis extra de paciencia, de cuidado, y  proveerte de unas tijeras adecuadas en forma de punta redondeada.

 

 

Cuando te pongas a ello, como lo normal es que el bebé se mueva puedes hacerlo con la ayuda de otra persona  y/o dándole su juguete favorito para que esté entretenido. Otra opción es que es que le cortes el pelo mientras está dormido, así te aseguras que no te sorprenda con un movimiento brusco.

 

 

Y listo, ¡tu bebé que ya era el más guapo, ahora lo es mucho más!