Hay muchos aspectos en los que debemos fijarnos para elegir la mejor guardería para nuestro bebé. Resulta fundamental elegir una guardería acorde con nuestras necesidades y las de nuestro hijo.

A nuestro entender, el punto más importante que debemos tener en cuenta es el trato y atención que recibirá el niño. Cuando dejamos al bebé durante algunas horas, o incluso la jornada completa con otras personas, tenemos que pensar si va a estar bien atendido en nuestra ausencia.

 

Visitar una guardería

Visitar la guardería o guarderías que creamos nos pueden interesar es esencial para poder comparar que nos ofrece cada una de ellas y poder decidir la que más nos convence adecuadamente.

El número de educadores, las titulaciones de estos, cuantos niños hay por aula,.. todo esto lo podemos preguntar cada vez que al visitar una guardería.

También, cuando visitemos alguna guardería podemos preguntar qué tipo de actividades suelen hacer a diario, incluso es bueno visitarlas en horario lectivo para conocer de primera mano que hacen los niños un día cualquiera en la guardería. Además y sin ir más lejos, la decoración de las paredes con las manualidades hechas por los pequeños y el material que veamos en las aulas nos dará una pista de las actividades que suelen realizar durante la jornada.

Al salir de la visita y antes de elegir guardería, debemos preguntarnos si a nuestro hijo le gustaría formar parte de todo lo que hemos visto en la guardería y si pensamos que puede estar a gusto con las personas que hemos conocido y que serán sus educadores mientras esté allí.

 

 Elegir guardería

 

Instalaciones de la guardería

Otro factor importante a valorar antes de elegir una guardería, son las instalaciones. En este apartado debemos valorar:

Si las aulas son acogedoras y espaciosas y si están bien acondicionadas, además de si están bien ventiladas y cuentan con luz natural, y si hay enchufes al alcance de los niños, protecciones en puertas y escaleras,…

En el mismo edificio hay que observar si hay escalones o escaleras en sitios poco convenientes.

Como resulta lógico, las instalaciones de la guardería debe tener los lavabos adaptados para que los puedan utilizar los niños.

Además, antes de elegir la guardería pregunta si cuentan con cocina propia o requieren de una empresa de catering que les sirva los menús de los niños.

Observa el patio y mira si está bien equipado y cuenta con juguetes y otros elementos adecuados para los niños.

 Elegir guardería

 

Guardería públicas y guarderías privadas

Al elegir guardería el criterio económico también es importante. Los precios entre guarderías públicas y privadas oscilan mucho y hay grandes diferencias entre poblaciones.

Por eso lo mejor es informarse bien de los precios, valorar si vamos a necesitar añadir horas de acogida al horario habitual de la guardería, si el niño se quedará a comer allí, así como el resto de gastos que pueden conllevarnos unas y otras en cuanto a material, batas y mochilas, u otras actividades no incluidas en el precio inicial.

Algunas empresas ofrecen ‘tickets guardería’ para pagar la guardería a sus empleados. En estos casos hay que tener en cuenta el ahorro fiscal que supone y es un punto más a considerar a la hora de elegir una guardería u otra.

 

La ubiación de la guardería

Dónde está situada la guardería es también un aspecto importante. Para elegir la mejor guardería para nosotros y nuestros hijos tenemos que pensar en el día a día y cómo vamos a llevar a los pequeños hasta allí. 

En muchas ocasiones son los abuelos u otro familiar el que nos ayuda a llevar y/o recoger al niño de la guardería. ¿Nos va bien a todos la ubicación de la guardería?