Esta es la pregunta que muchos papás se hacen cuando llegan a casa con su bebé recién nacido. Y ahora, ¿dónde es el mejor lugar para que duerma mi bebé?

Si decides que duerma en su propio espacio, las mini cunas o moisés son útiles hasta los 6 o 9 meses del bebé, dependiendo de lo grande que sea y de lo que se mueva mientras duerme. Son prácticos porque ocupan poco espacio en la habitación de los papás (si decides colocarlo allí) y la mayoría cuentan con ruedas para poderlo desplazar por la casa sin problemas.

Cuando el moisés o minicuna deja de ser seguro para nuestro bebé porque ya es capaz de incorporarse solo, es el momento de pasar al bebé a la cuna o incluso a su propia cama. Y ¿cuándo sucede esto? Pues bien, cuando veas que tu bebé ha crecido y se mueve en el moisés tocando su cabecita con los protectores es una señal para ir pensando en una cuna más grande o directamente una cama para él solito.

Si tu bebé ya se incorpora solo, e incluso es capaz de ponerse de pie ayudándose con los barrotes de la cuna, es el momento de adecuar su espacio para dormir primando la seguridad y su comodidad ante todo.

 

La opción del colecho con tu bebé

 

Hay papás que son absolutos defensores del colecho. Por eso tienen claro desde el primer momento que su bebé y ellos dormirán juntos.

Entre los beneficios del colecho más destacados se cree que los bebés que duermen junto a sus papás lo hacen por más tiempo y tienen un sueño de mayor calidad que aquellos que duermen en su propia cuna.

Otros papás, sin embargo, no tienen claro que el colecho sea un buena opción por la incomodidad que supone dormir todos juntos, y sobre todo por un tema de seguridad. Cuando dormimos no somos conscientes de nuestros movimientos y podríamos dañar al bebé involuntariamente en uno de esos movimientos que todos hacemos mientras estamos descansando.

Dónde debe dormir un bebé

 

Y tú ¿qué opinas? ¿Dónde debe dormir un bebé? ¿Practicas el colecho?