¿Ya has elegido destino de vacaciones? Y, ¿has pensado en qué medio de transporte vas a llegar a él?  El avión, el tren, en coche, en autocar, en barco… tienes diversas opciones para viajar con tu bebé.

Si tu destino está más bien lejos, el avión es el medio de transporte más rápido para viajar con tu bebé o en familia. Viajar en avión tiene la desventaja que el equipaje que puedes llevar es limitado y e bebé precisa de muchas cosas. Tenlo en cuenta cuando hagas el equipaje para viajar con el bebé.

El coche es uno de los medios más frecuentes que utilizamos todos para desplazarnos. La ventaja de viajar en coche con tu bebé permite también parar las veces que sean necesarias, y así darnos un descanso para comer, beber o estirarlas piernas cuando lo necesitemos.

Uno de los medios de transporte más económicos es el tren, en el que hay tarifas reducidas y billetes gratuitos para bebés. Elegir el tren para viajar con tu bebé es bastante cómodo aunque es algo lento y se puede hacer pesado si el trayecto es largo.

También puedes escoger el autocar para viajar con el bebé. La mayor desventaja es que es necesario adaptarse en todos los aspectos a los horarios establecidos, no solo en a hora de partida, también en las paradas que se hagan durante el trayecto. 

En cuanto al barco, muchas familias deciden hacer un viaje en barco con niños pequeños o bebés o bien coger un ferry para desplazarse entre islas una vez en su destino de vacaciones, etc.  El barco es un medio cómodo para viajar con un bebé o con niños, incluso si se decide hacer un crucero todos juntos.

 

 

Viajar con un bebé en avión