Antes de nacer el bebé es sacudido por el movimiento de la madre, y tranquilizado por el sonido de su voz y el latido regular de su corazón. Por ello cuando el bebé nace, al ser sonidos familiares para él, la voz, el ritmo en el balanceo son tranquilizadores. Para aprovechar esta circuntancia algunos juguetes para recién nacidos son capaces de reproducir el sonido del útero materno, lo que ayuda al bebé a relajarse y calmarse con mayor facilidad, siendo el Osito Tummy Sleep uno de los más reconocidos en todo el mundo y que se recomienda utilizar a partir del cuarto mes de embarazo y una vez el bebé ha nacido.

 

 

 

Además de hablarle en susurros, las canciones de cuna y  las nanas crearán un ambiente relajante y confortable para el bebé. En este sentido, hay juguetes para recién nacidos que incorporan canciones dulces para los bebés que los ayudará a calmarlos y que nos pueden ser de gran ayuda en ciertos momentos como por ejemplo a la hora de dormir al bebé.

 

 

 

A partir de los tres meses de edad el bebé percibirá un montón de sonidos, será capaz de reconocer los que le son familiares y de fascinarse por los que sean nuevos siempre que estos no sean estridentes. Ponerle música y cantar junto a él será una buen forma de contribuir positivamente en el desarrollo del bebé

 

 

 

A edades tempranas además de escuchar música o cantarle una canción se puede jugar con el bebé a balbucear con él siguiendo un ritmo o bien cuando el pequeño golpea con la cuchara la mesa se le puede animar a que lo haga también rítmicamente.

 

 

 

Entre los beneficios de la música en bebés están los siguientes:

 

-          Favorece el desarrollo emocional y afectivo del bebé.

-          Potencia los sentidos del bebé

-          Mejora su coordinación y la motricidad

-          Desarrollará su habilidades con el lenguaje más rápidamente

-          Le ayuda en la interacción con el entorno

 

 

Música para bebés

 

Música para bebés