A menudo sucede que cuando estamos fuera de casa, resulta complicado encontrar lugares adecuados para poder cambiar el pañal del bebé de forma cómoda y segura. Este es un de los motivos por el que muchos padres están deseando que su pequeño deje de usar pañales.

Además, tanto si has usado pañales desechables como pañales de tela, este gasto es uno de los más destacados durante los primeros años de vida del bebé y la mayoría de los padres están ansiosos de que llegue el momento de quitar el pañal.

Operación pañal: consejos para quitar el pañal

Qué hay que tener en cuenta para quitar el pañal

Lo primero que debes plantarte es si tu bebé está preparado para quitarle el pañal. Antes de los 18 meses es difícil poder quitarle el pañal a un bebé. A partir del año y medio los bebés empiezan a estar preparados para dejar el pañal aunque, como en todo, cada bebé es único y tiene sus tiempos. 

Si tu bebé no está del todo preparado para dejar el pañal y aun así intentas quitárselo, piensa que si no lográis vuestro objetivo se sentirá frustrado. Con ello lo único que conseguirás es que se sienta inseguro y que el proceso de dejar de usar pañales se alargue en el tiempo.

Quitar el pañal a un bebé requiere de paciencia. Algunos bebés son capaces de dejar el pañal en 3 días, otros necesitan 1 semana, y algunos incluso mucho más tiempo. Una buena forma de empezar la operación pañal es quitar el pañal a tu bebé durante algunas horas al día para ir enseñándole que debe avisarnos cuando quiera hacer pis.

A medida que veas avances en tu bebé, retira el pañal cada vez durante más horas al día. Poco a poco tu bebé aprenderá a avisarte con antelación cuando tenga pis y ganará en autoconfianza.

Es importante que el hecho de quitar el pañal no se perciba por el niño como una imposición. Lo mejor es hacer ver al bebé que ahora que ya es mayor puede ir sin pañal perfectamente.