Con la llegada de la temporada de playas, llegan también las temidas picaduras de medusa. Las medusas son habituales en las costas españolas, especialmente en las aguas más calientes del litoral.

 


Tanto en niños como en adultos la picadura de medusa es dolorosa y tiene los siguientes síntomas:

 

Dolor

Ardor y picor intenso

Inflamación y enrojecimiento

Sangrado

 

Cuando nos pica una medusa la sensación de dolor y picor es inmediato, junto con el enrojecimiento e inflamación de la zona afectada. En algunos casos también se puede producir un ligero sangrado.

 

 

 

¿Qué hacer si nos pica una medusa?

 

Lo primero que debemos hacer es limpiar la zona con suero fisiológico o agua salada, nunca con agua dulce para no agravar la reacción de la picadura de la medusa. Además, hay que evitar frotar la zona para no empeorar la piel.



Si observamos que quedan restos de algún tentáculo, lo que hay que hacer es retirarlo pero nunca directamente con las manos. Para quitar los restos de la picadura de la medusa hay que utilizar unas pinzas o bien una toalla, evitando siempre el contacto directo con las manos ya que la reacción se nos extendería.



Al menos durante 15 minutos es conveniente aplicar frío en la zona para aliviar la inflamación.



Para mejorar los síntomas de la picadura de la medusa, se suele recetar algún antihistamínico y un analgésico para el dolor. En el caso de mujeres embarazadas hay que consultar al médico para que valore la conveniencia de la medicación y el tratamiento en general.



Los lactantes y ancianos son especialmente sensibles a las picaduras de medusas. En estos casos puede ser conveniente acudir a un centro de salud.


Sintomas picaduras de medusas