Tanto para los padres cómo para el niño dar los primeros pasitos es todo un acontecimiento. Y cuando después de unas semanas o incluso meses consigue andar por si sólo sin llevarlos de la mano, el niño consigue un plus de autonomía que le va a permitir no parar ni un momento para inquietud de sus sufridos papas.
 
 
Por lo general un bebé comienza a gatear al cumplir los 8-9 meses, aunque este tiempo no siempre se cumple y de hecho, ¡parece que hay bebés que parece que aprenderán a caminar casi antes que ha gatear!
 
 
A partir de los 10-12 meses cogiéndolo de la mano los bebés ya son capaces de dar pasitos de forma torpe pero eso no es lo importante ahora, lo que cuenta es que puedan ir experimentando y cogiendo seguridad.
 
 
Con 13 meses ya hay bebés que consiguen dar pasitos ellos solos. La postura que adoptan para hacerlo es con las piernas separadas y las puntas de los pies hacia afuera, aunque poco a poco irá mejorándola juntando más las piernas y poniendo los pies en paralelo.
 
 
Hasta los 18 aproximadamente no llegará a controlar el proceso de andar y hasta los 24 meses no empezará a correr, aspecto que controlará hasta los tres años de edad. 
 
 
¡Lo importante, empiece cuando empiece, cada etapa es que al final aprenderá a caminar por si sólo para satisfacción de padres y del propio bebé que es el máximo protagonista!