Según algunas estadísticas, uno de cada cinco niños tendrá piojos durante el curso escolar. Los piojos tienen mayor incidencia entre los escolares de 3 a 11 años y, por los hábitos de juego y por la largura del cabello, las niñas tienes más probabilidades de sufrirlos. Así que hemos pensado que mejor prevenir que curar y aquí van algunos consejos últiles:

 


- Hay que revisar la cabeza del niño regularmente para asegurarnos de que está libre de ellos


- La zona más habitual de encontrarlos en el cuero cabelludo es detrás de las orejas o en la nuca


- En contra de lo que se cree, los piojos no saltan, ni vuelan ni caminan, solo pueden agarrarse al cabello


- Hay que evitar el intercambio de adornos del pelo, gorros y bufandas

 



Si no hemos llegado a tiempo de prevenirnos, en las farmacias venden diferentes productos como champús, lociones o geles. Hay que leer bien las indicaciones de estos productos y utilizarlos según indican para conseguir el efecto deseado. Por lo visto, los más eficaces son las lociones y los geles que se aplican sobre el pelo seco y que, además, consiguen un efecto más prolongado. 

  

 

Y una última cosa, hay padres que cuando detectan que sus hijos tienen piojos avisan en el cole pero hay otros que no, ¿qué crees que es lo más conveniente? Hay que pensar que tener piojos no es exclusivo de clases sociales ni mucho menos, ¿quién no ha tenido piojos de pequeño?