Cuando estamos a punto de convertirnos en padres, sobre todo por primera vez, hay muchos papás que se hacen una serie de buenos propósitos ante la llegada de un nuevo miembro a la familia.

 

Entre los propósitos que se hacen los nuevos papás, hemos querido destacar estos:

 

Tener paciencia y hacer las cosas con calma. Ya se sabe que cuando llega un bebé las cosas ya no son tan relajadas como antes y tenemos que adaptarnos a las nuevas circunstancias, hacer las cosas con calma y mucha paciencia es la mejor opción.

No dejarse influenciar por opiniones de terceros ya sean abuelos, conocidos, vecinos,… Cada bebé es un mundo, no hay dos bebés iguales, y nosotros mejor que nadie sabemos cómo tenemos que cuidarlo.

Aplicar el sentido común. Cuidar a un recién nacido es toda una aventura pero si aplicamos el sentido común y nos dejamos guiar por nuestras sensaciones lo haremos más que bien.

Turnarse para el cuidado del bebé y descansar lo suficiente. Este es un propósito esencial, porque aunque creamos que vamos a poder estar al 100% cuidando a nuestro bebé todo el tiempo, lo cierto es que debemos descansar y turnarnos para cuidarlo.

Pedir ayuda cuando sea necesario. No hay que sentirse culpable por pedir ayuda después de una noche complicada con tu bebé o cuando vemos que irremediablemente no llegamos a todo lo que nos gustaría.

Organizarnos para seguir haciendo cosas en pareja y tener tiempo para ocio. Pedir a los abuelos o al algún familiar que cuide de nuestro bebé un rato para poder hacer alguna actividad en pareja y/o de ocio es básico para desconectar y relajarse.

 

 Si te vas a convertir en papá, en nuestra tienda de bebés encontrarás un montón de cosas útiles que seguro vas a necesitar.