Si hablamos de juguetes para recién nacidos nos vienen a la cabeza casi de forma inmediata los sonajeros, como el primer juguete que acompaña al bebé.

 

 

Jugar con un sonajero estimula los sentidos auditivo, táctil y visual del bebé, y desarrolla la coordinación ojo-mano. En cuanto a las características del sonajero, lo mejor es elegirlo con colores llamativos que atraigan la atención del bebé.

 

 Sonajero con forma de caracol

 

Aunque al principio el bebé no sea capaz de manipular el sonajero solo, podemos hacerlo nosotros. De esta manera el bebé se familiariza con el juguete, aprendiendo a reconocer su tintineo y sintiendo sus texturas con las manitas. Cuando el bebé sea ya capaz de sujetar el sonajero con sus manos debemos dejar que lo manipule por si mismo y vaya descubriendo todo lo que el juguete le ofrece.

 

 

Sonajero pies y manos

 

 

A partir de lo 3-4 meses y para ayudar al bebé con la dentición, existen en el mercado sonajeros con mordedor que además de estimular lo sentidos del bebé le ayudaran a aliviar las molestias que les ocasionan la salida de los primeros dientes.

 

 

Sonajero mordedor