¿Qué es la tos ferina?



La tos ferina es una enfermedad que afecta a las vías respiratorias y que puede ser grave en los recién nacidos. Una forma de proteger al bebé desde que nace es vacunar a las embarazadas, de manera que los anticuerpos pasen a través de la placenta al feto.

 


¿Cuándo hay que poner la vacuna de la tos ferina?



De forma preventiva la vacuna de la tos ferina se administra en el tercer trimestre, entre las semanas 27 y 36 de gestación. Además, la Agencia Española de Pediatría (AEP) recomienda que la vacuna de la tos ferina se administre a la madre en cada embarazo.

En otros países, como es el caso del Reino Unido, la vacunación contra la tos ferina se realiza desde ya hace algunos años con buenos resultados.

 


¿Cómo puede afectar la tos ferina al bebé?



En el caso de bebés menores de 6 meses, la tos ferina presenta complicaciones que hacen que alrededor de un 70% de los casos acaben con la hospitalización del bebé.

El periodo de incubación de la tos ferina es de entre7 a10 días, y durante la primera etapa presenta síntomas comunes a los de un resfriado. La fase de la tos ferina propiamente dicha, dura entre 2 y 4 semanas y se caracteriza por tos seca, intensa y con fiebre.

Ante los primeros sintomas hay que llegar al bebé al pediatra para que lo ponga en tratamiento, que habitualmente consistirá en administrar antibióticos.



Vacuna tos ferina embarazadas y bebés