El síndrome postvacacional afecta a los adultos pero también a los niños, y se manifiesta en forma de tristeza, apatía o cansancio sin más.

 

 

La vuelta a la rutina implica volver a tomar responsabilidades, obligaciones, horarios más rígidos, volver a hacer deberes, etc.

 

 

Para hacerle más llevadera la vuelta a la normalidad a los niños hay algunas cosas que podemos hacer:

 

 

- Introducir poco a poco los nuevos horarios, que seguramente implicará acostarse y levantarse antes que durante las vacaciones


 - Explicar al niño las cosas nuevas que se avecinan para el curso que empieza.


- Ojear juntos los libros del nuevo curso, el material escolar, etc. Implicar en todo lo posible al niño le ayudará a iniciar la rutina con más ganas e ilusión.

 

- Muchos colegios inician las clases donde los primeros días se reduce el número de horas lectivas para que los niños se puedan ir adaptando poco a poco y comenzar de nuevo la convivencia con sus profesores y compañeros de clase.


vuelta al cole y a la rutina